CUENTOS AL VIENTO POR EL DÍA DE LA BIBLIOTECA

Llenaremos de literatura el cielo abulense para celebrar el Día de la Biblioteca. Un año más visitamos la Biblioteca Pública de Ávila con este motivo. Las actividades se dividirán en un taller para crear ex libris (24 de octubre), con el ilustrador Tomás Hijo, y el proyecto Cuentos al viento, del colectivo Atrapavientos (28 de octubre).

Cada 24 de octubre se conmemora el Día de la Biblioteca, a propuesta de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, para concienciarnos de la importancia de este espacio como lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura e instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana. Ilumina se suma al reconocimiento social de la labor de las bibliotecas y sus profesionales como activos de estos valores.

El martes 24 de octubre, a las 19 horas, el ilustrador Tomás Hijo dirigirá el taller Fabrica tu propio Ex Libris para los usuarios con carné de adulto que inscriban previamente en la Biblioteca. Ex Libris es el sello que colocamos dentro de un libro indicando el nombre de su dueño. Procede de la expresión latina (ex libris: libro procedente de la biblioteca). Tomás Hijo nos ayudará a personalizar nuestro propio ex libris con nuestro dibujo y monograma. Los amigos que acostumbran a no devolver los libros prestados ya no tendrán excusa. 

El sábado de esa misma semana, 28 de octubre, la literatura surcará el cielo con una suelta masiva de relatos en globo con Cuentos al viento, una iniciativa de fomento a la lectoescritura creada por el colectivo Atrapavientos. En la primera fase, a partir de las 11 horas, “celebraremos un taller de escritura creativa, donde trabajaremos los textos que después lanzaremos al viento; les asignaremos su número de identificación y los completamos con los datos de los participantes”, explican los impulsores de esta actividad ya desarrollada en Madrid, Valladolid y Zaragoza.  

Tras los talleres procederemos a la suelta de los globos. Cada asistente al taller recibirá su globo de helio y “atará” su historia al globo. En la página web www.cuentosalviento.rg registraremos cada una de las sueltas de globos, cuándo se produjeron, cuántos cuentos se liberaron y dónde. Además, indicaremos en nuestro mapa de cuentos el lugar de lanzamiento. 

El viento se encargará de todo lo demás. La última fase es la más especial. “Muchos de los cuentos se perderán y no sobrevivirán al viaje. Pero algunos textos aterrizarán en alguna parte que no podemos predecir –explican desde Atrapavientos-. Cada vez que alguien nos escriba para notificarnos que ha recibido uno de nuestros cuentos lo celebraremos por todo lo alto y ubicaremos en el mapa de cuentos al viento el lugar de aterrizaje, así como los datos del receptor. También nos pondremos en contacto con el autor del texto para comunicarle la feliz noticia.  El mapa seguirá vivo mientras sigamos lanzando cuentos al viento y los destinatarios respondan a nuestro mensaje”.

Atrapavientos ha pensado en todo “y, como no queremos que una iniciativa tan chula fastidie más el medio ambiente, todos los materiales empleados en la actividad (globos, cordones, papel) son biodegradables al 100 %, de manera que los globos de helio que no se recuperen porque el viento así lo quiso, se biodegradarán en el mismo tiempo que lo hace una hoja de un árbol”.