OASIS CREATIVO EN LA FERIA DEL LIBRO DE PALENCIA

La sequía no es obstáculo para que plantemos un jardín en plena Feria del Libro de Palencia. El sábado 3 de septiembre, en el Paseo del Salón de Isabel II, nos invitará a meternos en un jardín, guiados por la narradora Isabel Benito y la ilustradora Cintia Martín, y a calzarnos las lentes de Don Quijote con la ilustradora Ana Pez.

Crear un jardín poético cuyos senderos conduzcan a un espacio habilitado para el ejercicio de la creación artística es la propuesta conjunta de la narradora Isabel Benito y la ilustradora Cintia Martín en la actividad Meterse en un jardín, de 12 a 14 horas.

“El jardín acota un espacio urbano mediante elementos efímeros y mediante una arquitectura poética que invita a los transeúntes a la contemplación y participación. Ciertas señales conducirán a los paseantes al lugar de trabajo, donde les aguardará una propuesta creativa, a caballo entre la expresión plástica y la literaria, acompañada por nosotras”, cuentan las artistas.

Los participantes serán invitados a liberar sus producciones artísticas en el entorno, contribuyendo así a la generación y propagación del paisaje poético.

El proyecto está pensado para ser desarrollado en espacios del entorno urbano, próximos a lugares relacionados con la cultura (bibliotecas, museos, ferias, eventos); de modo que el paisaje aledaño se vea impregnado del carácter de la institución o el evento, y que los transeúntes se transformen en artífices y difusores.

Para trabajar se habilitará un espacio formado por dos mesas, un muro trasero y uno lateral: el vivero.

“Para esta instalación aprovecharemos elementos de la arquitectura y el mobiliario circundante (pilares, farolas, árboles, bancos...) –explican-. Del muro lateral sale una hilera de globos blancos colocados en altura descendente, es la desembocadura del sendero que procede del jardín.En el lugar de trabajo se encontrarán elementos similares a los que conforman el jardín contemplativo, pero, en esta ocasión, serán objeto de intervención artística, a través de la palabra y de la manipulación plástica”.

El jardín estará creado “a base de objetos descontextualizados y elementos no figurativos, creando una geografía geométrica, cuya vocación expresiva sea universal.Una vez que el espacio sea transformado por los participantes en la actividad del vivero, esta expresión tenderá a lo particular, ya que habrá representaciones más o menos figurativas e intervenciones con palabras”.

Cada vez que un pequeño grupo de transeúntes (3-5 personas) llegue al espacio de trabajo, éste será cerrado para su uso y disfrute particular; Cintia e Isabel propiciarán un clima que invite a la creación artística, entonces comenzará el trabajo de germinación, que durará unos 15 minutos.

“Empezaremos con la narración y lectura de historias y versos relativos a jardines y semillas; como metáfora del nacimiento de una idea, su cultivo, alimento y posible floración y fruto. A continuación propondremos una estrategia de creación de una historia minúscula que se resuelva a través de un formato ideado por Cintia”, detallan.

Para terminar, “desvelaremos algunas pistas que inviten a los participantes a buscar los disparadores creativos que se encuentran ocultos entre los globos y el mobiliario urbano. Podrán hacerlos suyos y, si lo desean, los liberen en el entorno del jardín o en su propio barrio, expandiendo así la intervención tan lejos como sea posible. Pueden encontrar acertijos, juegos de palabras...”

Por la tarde, a las 18.30 horas, la ilustradora de orígenes palentinos Ana Pez nos propondrá ponernos Las lentes de Don Quijote. Derivado de su álbum infantil Mi hermano pequeño invisible, la autora nos propone este taller en el que jugar con los dibujos visibles e invisibles: “Armados de nuestras herramientas para hacer dibujos invisibles (el color naranja y el celofán rojo) dibujaremos personajes que juegan a disfrazarse y nos colaremos en el mundo de Don Quijote. El disfraz, coloreado con naranja, se mostrará o se ocultará según miremos a través del celofán rojo o no”.