EL DÍA DE LA BIBLIOTECA CIERRA ESTA EDICIÓN

Lleva camino de convertirse en tradición. Un año más celebramos el Día de la Biblioteca, el sábado 22 de octubre, en la Biblioteca Pública de Ávila (Plaza de la Catedral, 3) con un taller de ilustración y una sesión de narración oral.

Desde 1997, cada 24 de octubre, se conmemora el Día de la Biblioteca, a propuesta de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, en recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada en 1992 por el conflicto balcánico.

La iniciativa nació para trasladar a la opinión pública la importancia de la biblioteca como lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura e instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana. Ilumina se suma al reconocimiento social de la labor de las bibliotecas y sus profesionales como activos de estos valores.

El ilustrador Antonio Santos, Segundo Premio Nacional de Ilustración en 2004, subirá el telón, a las 11 horas, con Teatritos Cervantinos, un taller que nos guiará por la obra del autor de Don Quijote en el quinto aniversario de su muerte. “Inventamos juntos un cuento. Una vez escrito el relato de cada uno, construimos juntos unos teatritos de cartón que decorará cada participante. Niños y niñas crearán los personajes y pintaran el decorado cervantino. Ese será su trabajo. Mientras tanto, el ilustrador creará el suyo a un tamaño mayor para que varios representen su historia. Al bajar el telón, cada pequeño autor se llevará a casa su teatrillo”, explica Santos.

A continuación, a las 12.30 horas, el narrador oral Pep Bruno traerá su Casas y cuentos. Este espectáculo nos recuerda que “un libro es un buen lugar para vivir. Una casa también. Quizás por eso el mejor lugar para vivir sea una casa de libros, o un libro de casas. Para vivir... ¡o para visitar!, porque nada hay más sencillo que llegar a esa tierra de cuentos y casas: solo hay que seguir los caminos de palabras que trazan los cuentos. Allí nos encontraremos”. La entrada libre será libre para público familiar a partir de cuatro años.

OASIS CREATIVO EN LA FERIA DEL LIBRO DE PALENCIA

La sequía no es obstáculo para que plantemos un jardín en plena Feria del Libro de Palencia. El sábado 3 de septiembre, en el Paseo del Salón de Isabel II, nos invitará a meternos en un jardín, guiados por la narradora Isabel Benito y la ilustradora Cintia Martín, y a calzarnos las lentes de Don Quijote con la ilustradora Ana Pez.

Crear un jardín poético cuyos senderos conduzcan a un espacio habilitado para el ejercicio de la creación artística es la propuesta conjunta de la narradora Isabel Benito y la ilustradora Cintia Martín en la actividad Meterse en un jardín, de 12 a 14 horas.

“El jardín acota un espacio urbano mediante elementos efímeros y mediante una arquitectura poética que invita a los transeúntes a la contemplación y participación. Ciertas señales conducirán a los paseantes al lugar de trabajo, donde les aguardará una propuesta creativa, a caballo entre la expresión plástica y la literaria, acompañada por nosotras”, cuentan las artistas.

Los participantes serán invitados a liberar sus producciones artísticas en el entorno, contribuyendo así a la generación y propagación del paisaje poético.

El proyecto está pensado para ser desarrollado en espacios del entorno urbano, próximos a lugares relacionados con la cultura (bibliotecas, museos, ferias, eventos); de modo que el paisaje aledaño se vea impregnado del carácter de la institución o el evento, y que los transeúntes se transformen en artífices y difusores.

Para trabajar se habilitará un espacio formado por dos mesas, un muro trasero y uno lateral: el vivero.

“Para esta instalación aprovecharemos elementos de la arquitectura y el mobiliario circundante (pilares, farolas, árboles, bancos...) –explican-. Del muro lateral sale una hilera de globos blancos colocados en altura descendente, es la desembocadura del sendero que procede del jardín.En el lugar de trabajo se encontrarán elementos similares a los que conforman el jardín contemplativo, pero, en esta ocasión, serán objeto de intervención artística, a través de la palabra y de la manipulación plástica”.

El jardín estará creado “a base de objetos descontextualizados y elementos no figurativos, creando una geografía geométrica, cuya vocación expresiva sea universal.Una vez que el espacio sea transformado por los participantes en la actividad del vivero, esta expresión tenderá a lo particular, ya que habrá representaciones más o menos figurativas e intervenciones con palabras”.

Cada vez que un pequeño grupo de transeúntes (3-5 personas) llegue al espacio de trabajo, éste será cerrado para su uso y disfrute particular; Cintia e Isabel propiciarán un clima que invite a la creación artística, entonces comenzará el trabajo de germinación, que durará unos 15 minutos.

“Empezaremos con la narración y lectura de historias y versos relativos a jardines y semillas; como metáfora del nacimiento de una idea, su cultivo, alimento y posible floración y fruto. A continuación propondremos una estrategia de creación de una historia minúscula que se resuelva a través de un formato ideado por Cintia”, detallan.

Para terminar, “desvelaremos algunas pistas que inviten a los participantes a buscar los disparadores creativos que se encuentran ocultos entre los globos y el mobiliario urbano. Podrán hacerlos suyos y, si lo desean, los liberen en el entorno del jardín o en su propio barrio, expandiendo así la intervención tan lejos como sea posible. Pueden encontrar acertijos, juegos de palabras...”

Por la tarde, a las 18.30 horas, la ilustradora de orígenes palentinos Ana Pez nos propondrá ponernos Las lentes de Don Quijote. Derivado de su álbum infantil Mi hermano pequeño invisible, la autora nos propone este taller en el que jugar con los dibujos visibles e invisibles: “Armados de nuestras herramientas para hacer dibujos invisibles (el color naranja y el celofán rojo) dibujaremos personajes que juegan a disfrazarse y nos colaremos en el mundo de Don Quijote. El disfraz, coloreado con naranja, se mostrará o se ocultará según miremos a través del celofán rojo o no”.

ROCINANTES, KAMISHIBAY Y ORIGAMI EN SORIA

El viernes 12 de agosto acudimos a Soria en colaboración con la Feria del Libro. En la Biblioteca Pública organizamos un taller de rocinantes y una sesión de teatro japonés.

La ilustradora Cinta Arribas nos propone participar en su Taller de rocinantes, para niños de 6 a 12 años, a las 11 horas. “Crearemos a los protagonistas del Quijote cabalgando: Don Quijote a lomos de Rocinante, Sancho Panza sobre su burro Rucio o Dulcinea en un bello caballo. Cada uno podrá elegir su personaje favorito”, explica la artista.

Los pequeños trabajarán sobre cartón, con las patas de los caballos articulables. Al tirar del hilo se moverán las patas del caballo. “Por otro lado, prepararemos texturas con pintura negra sobre distintos papeles. Con brochas, pinceles y salpicando la pintura con un cepillo de dientes. Recortaremos y pegaremos estos papeles a modo de collage sobre nuestro personaje. Con rotuladores les dibujaremos los rasgos”.

De esta manera, Ilumina contribuye a los actos de celebración del cuarto aniversario del fallecimiento del autor de Don Quijote y su rocín flaco, Miguel de Cervantes.

A las 13 horas, cambiamos radicalmente de registro con Kamishibai y origami, teatro japonés de la mano de la compañía Margarito y Cía.

Kamishibai es una palabra japonesa que significa “teatro de papel” y es una forma muy popular, desde hace varios siglos, de contar cuentos en Japón. Los cuentos que se representan en el Kamishibai tratan temas y evocan sentimientos generales.“Intentamos que estén en consonancia con la edad de los niños a los que van dirigidos. Trabajamos cuentos tanto cuentos tradicionales, como de diferentes partes del mundo y culturas”, destacan desde el grupo.

El Kamishibai ejerce una gran fascinación sobre la audiencia infantil. Sus características y la forma de presentarlo ayudan a conseguir un efecto mágico y de concentración en torno al cuento mucho más fácilmente que con otras técnicas narrativas. El componente teatral del Kamishibai va más allá de una simple lectura de un cuento o historia, enganchando a la audiencia de forma especial. El uso del teatrillo contribuye a acrecentar ese efecto mágico.

El movimiento que se produce con el paso de las láminas hace balancear continuamente la atención y las emociones entre la anticipación de lo que va a venir y la estabilidad de lo presente. Esto, aunque parezca que no, logra que sea más fácil concentrarse en la historia.

La representación comienza con la aparición del Gaito Kamishibaia (el contador) y, cuando se toca el Hyoshigi (instrumento formado por dos trozos de madera unidos por una cuerda, que se chocan entre si), el Gaito saluda en japones: こんにちは (Kon'nichiwa) Así da comienzo la sesión de Kamishibai.

La sesión se completa con cuentos contados con otra técnica tradicional japonesa, el origami (arte de construir figuras con papel).

Algunos de los objetos de la historia aparecen físicamente como por arte de magia e incluso la marioneta de algunos de los personajes nos ayudará a dar más realismo e intensidad a la historias.

Los cuentos de las sesiones, provienen de diferentes partes del mundo, culturas e incluso cuentos clásicos contados con esta técnica.

ESCENARIOS Y QUIJOTES NOS ESPERAN EN SEGOVIA

Un año más cerramos la programación de la Feria del Libro de Segovia, el domingo 17 de julio, con sendos talleres creativos a cargo de los ilustradores Alberto Sobrino y Cecilia Moreno.

Del papel al escenario es el título del taller de Alberto Sobrino, a las 12 horas, dirigido al público infantil a partir de 9 años. Escribiremos, dibujaremos y contaremos con este autor.

Se trata, explica Sobrino, de “un taller donde, a través del juego, se realizará un ejercicio literario; a través de lo escrito, una ilustración representativa y, para finalizar, buscar el modo de contar de viva voz la historia elaborada”.

Por la tarde, a las 19 horas, celebraremos el aniversario cervantino con los Quijobichos de Cecilia Moreno. En este taller de ilustración veremos molinos transformados en gigantes… “¿Qué serán las farolas, los coches o los carteles de neón? Metámonos en el pellejo de Don Quijote, del siglo XXI, e imaginemos nuevos monstruos”, propone la artista.